¿Pensando en Opositar?

publicado en: Anuncios | 0

Las razones que pueden llevar a pensar en opositar a una persona son diferentes. Las hay que lo hacen por auténtica vocación, otras, porque tienen muy interiorizado eso de que el “funcionario es el que mejor vive” y; por qué no decir, que la mayoría se decanta por esta opción influenciada por su situación laboral; es decir, no encuentra trabajo o el que tiene es parcial o de duración determinada. Si a esto, le añadimos una buena oferta de empleo público con un número más que apetecible de plazas, la decisión está clara: ¡opositamos!

Una vez que tenemos claro que vamos a opositar son muchas las dudas  que nos vienen a la cabeza, como  ¿Qué academia prepara oposiciones?,  ¿Cuánto tiempo necesito para preparármelas?  ¿De todas las que han salido, a cual me presento?, ¿Cuál va a ser el coste?… Nos paramos,  y decidimos leer la oferta.

Empezamos a leer y en poco tiempo nos invaden un montón de preguntas más como ¿cuál es la diferencia entre oposición y concurso oposición?, ¿qué es eso de promoción interna y promoción libre?, con mi formación, ¿me puedo presentar a esta convocatoria de empleo público?…

Desde Centro de Estudios Ares, estrenamos blog, y lo hacemos con un post enfocado/dedicado a todas aquellas personas que han decidido prepararse unas oposiciones. Para ello vamos a empezar con aclarar las primeras dudas que nos surgen al empezar a leer la convocatoria:

¿Cuál es la diferencia entre oposición y concurso oposición?

Todas aquellas personas que reúnan los requisitos de edad y titulación se van a poder presentar al proceso selectivo, en función de este, distinguimos entre:

Oposición: Consiste en una o más pruebas, ya sean  exámenes teóricos, pruebas físicas,  etc. (en función del puesto al que se opte), las cuales van a determinar a través de la puntuación obtenida en nivel de cada uno de los aspirantes.  A mayor puntuación, mayor posibilidad de obtener la plaza.

Concurso-oposición: Consiste en aparte de la celebración de una o más pruebas (dependiendo del tipo de oposición) en  la valoración de los méritos  que pudieran  aportar los aspirantes (por ejemplo la experiencia, los cursos, la titulación superior exigida, etc).  En este caso,  a la nota que se obtuviera en el examen o exámenes se le sumaría la puntuación obtenida en la valoración de méritos (sería el concurso).  ¡Ojo!  A la oposición (examen) se le suma  el concurso (valoración de méritos) siempre y cuando se hayan aprobado los exámenes, es decir, se cuente con  una calificación mínima de apto.

A veces se ha dado el caso de la modalidad concurso, en esta no hay examen. Lo que se hace es valorar a través de puntos la experiencia acumulada, los cursos que se hayan hecho, el tener una carrera universitaria…y cuantos más puntos obtengas por todo ello, más cerca estará la plaza.

¿Qué es eso de promoción interna y promoción libre?

Promoción Libre: Pueden participar todas las personas que reúnan los requisitos según las bases,  es decir, todas aquellas personas que no trabajan en la administración.

Promoción interna: Solo se pueden presentar  las personas que ya trabajen en la administración pública, es decir, ya sean funcionarios.  De ahí, a que si le echáis un vistazo a su temario,  se reduce al compararlo con el temario de unas libres; eso es debido a que ellos ya se han examinado y han aprobado una parte de este.

Con mi formación, ¿me puedo presentar a esta convocatoria de empleo público?

Está más que claro que el nivel de estudios va a determinar el que se pueda acceder a un cuerpo o escala determinado. El nivel formativo del opositor va a ser un filtro; ya que la titulación exigida para un determinado puesto estará en función del nivel de responsabilidad de las funciones a desempeñar, cuanto mayor sea el cargo, mayor va a ser la titulación exigida.

Una vez aclaradas estas cuestiones, sería interesante pararse a pensar si te va a gustar el trabajo que vas a desempeñar, y no dejarse influenciar por un gran número de plazas, a veces se desconocen las funciones del puesto y no es lo que se esperaba (por ejemplo las plazas de funcionarios que tienen que ir a desahuciar a la gente de sus hogares).

Centro de Estudios Ares os recomienda que no os centréis sólo en el número de plazas, ya que SOLO NECESITÁIS UNA, y aquí,  ¡¡OS AYUDAMOS A CONSEGUIRLA!!

Contacta con nosotros